Nuevo reto en la Administración: la Formación virtual

FormaciónUno de los temas recurrentes en el entorno funcionarial es la necesidad de buscar sistemas alternativos de formación al que tenemos instaurado. En mi entorno en los últimos años se han realizado algunos tímidos intentos de explorar nuevos formatos pero no han terminado consolidándose. La formación on-line, o virtual es uno de los grandes retos futuros de la Administración Pública a corto plazo. Creo que casi todo el mundo está de acuerdo que el formato tradicional de aula, alumnos y profesor/ponente tiene una eficacia limitada (por ser generoso).

Hay estudios al respecto que aseguran que en este tipo de cursos el alumno sólo retiene en la memoria:

  •     durante las primeras 24 horas: el 50 % de lo explicado
  •     durante la primera semana: el 20 %
  •     durante el primer mes: el 1 %.

Si esos datos son correctos (o aproximados), tendríamos unos resultados verdaderamente penosos. El esfuerzo que se realiza y el coste de este tipo de formación no compensan en absoluto; y los objetivos que se persiguen están muy lejos de ser alcanzados.

Por ello hay que buscar alternativas. Lo que ocurre es que las que tenemos a nuestro alcance son de eficacia dudosa. ¿Son eficaces los cursos on-line en los que se ofrecen textos en formato .pdf en cada uno de los temas y una serie de preguntas tipo test para finalizar cada uno de ellos? Evidentemente no. Las respuestas a esas preguntas (siempre son las mismas) circulan de mano en mano, de tal forma que no es necesario ni leer el texto del tema; basta con que te pasen la respuestas y las introduzcas en el tema exacto.

No obstante, hay que insistir en este medio. Los cursos virtuales (on-line) deberían ser el futuro de la enseñanza (al menos la que se realiza en el seno de las empresas y las organizaciones). Pero habría que modificar la sistemática del curso. De nada sirve utilizar un medio novedoso (internet) si la estructura de los cursos no se han adecuado a este medio, sino que siguen utilizándose tal y como se utilizan para la formación presencial tradicional.

Por lo tanto, asignatura pendiente para un futuro próximo: elaborar cursos virtuales (utilizando internet como herramienta fundamental) con formato de cursos virtuales (en los que se intente facilitar la práctica y la absorción real de conocimientos), una de cuyas bases fundamentales sea la interacción y participación por parte del profesional-alumno.

No descubro nada nuevo si relaciono aquí algunas de las ventajas de este tipo de cursos on-line:

  • Eliminación o reducción de las barreras de acceso a los cursos.
  • Diversificación y ampliación de la oferta formativa
  • Formación adaptada a la disponibilidad horaria de cada trabajador (cada uno accede cuando puede y quiere)
  • Ausencia en cuanto a requisitos de espacio o ubicación donde estudiar
  • Implantación personal del ritmo de aprendizaje
  • Posibilidad de bilateralidad en la comunicación, con lo que se asegura la interacción profesor-alumno
  • Favorece el desarrollo de la iniciativas, actitudes, intereses y hábitos educativos del alumno
  • Incorpora mecanismos de aprendizaje como la asimilación o  la acomodación, con lo que se aprende a aprender.

Y algo que les encanta a los gestores: Reduce costes en relación con el sistema de formación tradicional debido a:

  • Evita desplazamientos de los trabajadores-alumnos al aula de formación
  • Evita ausencias en el trabajo (no tanto por el tiempo dedicado a la formación, sino sobre todo por el traslado y los múltiples tiempos muertos)
  • Las herramientas suelen ser totalmente gratuitas. Todo el software a utilizar puede ser de uso libre con lo que la inversión en este capítulo es nula.

Por todo ello es sorprendente la inactividad de la administración para ofrecer este tipo de formación, construir la infraestructura informática necesaria (que dicho sea de paso, es mínima) y formar mínimamente a un grupo de tutores-formadores que se encarguen de impulsar este nuevo-viejo sistema formativo.

En mi Gerencia hemos comenzado a trabajar en esa línea, más por interés e iniciativa particular que por convencimiento directivo, de tal forma que vamos a intentar poner en pie un curso básico que nos ayude a conocer los entresijos de la herramienta y nos permita montar un curso realmente virtual e interactivo y que cumpla unos criterios mínimos de calidad. Ya se que en alguna Administración este sistema de formación no es nuevo, pero para nosotros (y por desgracia para muchas más administraciones) sí lo es.

Iré informando por aquí de los progresos en este tema.

Anuncios

Un pensamiento en “Nuevo reto en la Administración: la Formación virtual

  1. Pingback: Construyendo Comunidades de Práctica (I) « beta permanente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s