Construyendo Comunidades de Práctica (I)

ComPracticaHace unos días hablaba aquí del reto que acarrea a la Administración asumir sistemas alternativos de formación y la complejidad que ello supone. Profundizando en el tema me gustaría traer una alternativa que hoy por hoy comienza a ser una realidad, una verdadera innovación en el sistema formativo para cualquier empresa: las Comunidades de Práctica.

Rompe con una concepción clásica y fuertemente arraigada en los cimientos de cualquier organización, que siempre ha entendido la formación como un acto grupal unidireccional, en el que un ponente (generalmente experto o gran conococedor de una materia) lanza su discurso (con mayor o menor habilidad) para que sea recogido e interpretado (con mayor o menor éxito) por los alumnos que en todo momento adoptan una actitud pasiva y, en el mejor de los casos, receptiva.

Muchas empresas (y en algún caso también alguna Administración) han comenzado en los últimos años a investigar sobre la forma de gestionar el conocimiento, sobre nuevos formatos y sistemas para compartir ese gran activo que es el conocimiento personal de cada trabajador y que, en la mayoría de los casos sólo se aplica en un ámbito extrictamente personal. Por ello se ha profundizado en investigar cómo un grupo de personas, reunidas de manera más o menos informal, pueden convertir sus saberes personales o su experiencia individual en valores colectivos y que pueden ayudar a mejorar las prácticas diarias.

La consecuencia: lo que se ha dado en llamar una Comunidad de práctica, que confirma un postulado de diferentes teorías pedagógicas que defienden que la forma más efectiva de aprender es en sociedad, aunque el acto de asimilar conceptos o actuaciones es un acto personal, individual.

Una Comunidad de Práctica no es sino el aprovechamiento de una de las grandes potencialidades que tiene el trabajo colaborativo. Se trata de aprender en el seno del grupo, participando todos. Las figuras clásicas de “docente emisor” y de “alumno receptor” desaparecen. Ahora todos emiten, comparten (experiencias, conocimientos profesionales y personales) y exponen ante los demás su bagaje personal; y todos reciben, escuchan y asimilan lo que los demás compañeros aportan.

Con ello se cumple un axioma según el cual no sólo los componentes de una organización aprenden sino que también lo hacen las organizaciones, en tanto en cuanto los conocimientos compartidos y aprendidos por el grupo afectan y favorecen tanto al individuo como al grupo y a la propia organización.

Existen experiencias de creación e impulso de las Comunidades de Prácticas en la Administración, como el Compartim de Departamento de Justicia de la Generalitat de Cataluña o el Plan de Innovación Pública de Euskadi, que pueden marcarnos el camino a seguir.

En definitiva, el sistema formativo en cualquier Administración podría quedar configurado con tres formatos compatibles y complementarios:

  1. La formación presencial clásica. Existen algunas materias que requieren de la presencia física del alumno y un contacto visual con respecto al docente.
  2. La formación on-line. Aprovechando las nuevas tecnologías y las herramientas que ya existen. No hace falta mencionar las grandes ventajas de este tipo de formación (accesibilidad constante, bajo coste, posibilidad de compartir,…)
  3. La Comunidad de Práctica. Que da respuesta a la necesidad del grupo de compartir experiencias y conocimientos.

Tanto [1] las características de las Comunidades de Práctica, [2] las condiciones que deben darse para poder impulsarlas o [3] los pasos a seguir para implantarla con éxito son materia que hay que tratar con extensión y profundidad suficiente, por lo que iremos desarrollando desde aquí una serie de post dedicados a las Comunidades de Práctica en la Administración que nos sirva a todos para investigar, aprender y compartir.

Y es que, como dice el Manifiesto de Funcionarios Emprendedores (Funkzionatas): “…estamos construyendo una nueva Administración”.

Para ir entrando en materia os dejo aquí una presentación realizada por Jordi Graells y Jesús Martínez sobre las “Claves del Programa Compartim y la Gestión del Conocimiento”. Que aproveche.

Anuncios

2 pensamientos en “Construyendo Comunidades de Práctica (I)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s