¿Por qué no pueden los funcionarios tener twitter?

sin conexiónEl título del post puede llamar a engaño sobre el contenido del mismo. No se trata de comentar si un funcionario puede o no relacionarse vía Twitter en su ámbito personal, sino si ese mismo funcionario puede o debe tener una cuenta “institucional” en Twitter.

Viene todo ello relacionado con el post que ayer mismo publicó César Calderón en su blog y que enlazo aquí. Se trata de una medida que ha tomado el Ayuntamiento de Jun (Granada) para que todos los trabajadores dependientes del propio ayuntamiento dispongan de una cuenta de Twitter para uso “oficial”.

La verdad es que mientras estaba leyendo el post me estaba generando mi opinión al respecto. La adelanto ya: estoy totalmente en desacuerdo con César, y por añadidura con prácticamente la totalidad de quienes han comentado el post. También adelanto que debo estar equivocado en mis conclusiones puesto que tanto César como bastantes de quienes comentan son grandes conocedores de todo lo relativo al mundo 2.0 y la administración pública, y cuando todos ellos coinciden en el desacuerdo con todo esto es porque deben estar en lo cierto.

Aún así voy a tomarme la libertad de esgrimir mis contra-argumentos (como réplica a algunos de los que expone César y otros argumentos de mi cosecha). Con permiso.

Contra argumentos:

  • Creo que no existe la disgregación en los canales de comunicación institucional entre ciudadanos y Administración. Las cuentas de Twitter institucionales de los trabajadores no tienen por qué utilizarse para este cometido. Tienen muchas otras aplicaciones muy válidas y éstas no tienen por qué distorsionar los cauces de comunicación con la ciudadanía.
  • Con respecto a la trazabilidad, queda claro mi opinión: si la cuenta de Twitter no se utiliza para comunicarse directa y oficialmente con los ciudadanos no hay razón para dotar a este medio de herramientas que nos ayuden a realizar un seguimiento de esa comunicación.
  • No creo que ningún funcionario público vaya a comenzar ninguna “guerra” por su cuenta (tenga o no tenga cuenta de Twitter). Todos nosotros conocemos nuestras responsabilidades y deberes, nuestras limitaciones y derechos. Que cualquiera de nosotros reciba en su correo personal institucional (que todos tenemos desde hace años) una reclamación oficial por prestación de servicio (por ejemplo) no significa que el funcionario receptor vaya a iniciar trámite oficial alguno. Simplemente debería contestar comunicando al ciudadano que ésta no es la vía legalmente establecida para interponer una queja y le informaría de los cauces y trámites que debe seguir. El funcionario no ha iniciado ninguna “guerra”, no es necesario ningún tipo de trazabilidad y además ha realizado un buen servicio de información ciudadana. Y todo ello valiéndose de una herramienta de comunicación oficial y personal: el correo electrónico institucional.
  • Efectivamente existen grupos de trabajadores públicos que no podrían utilizar de forma intensiva su cuenta de twitter. No es necesario que la administración les dote de una smartphone ni ningún artilugio de comunicación móvil. Todos (o al menos la mayoría) disponen de sus centros de dependencia de buenas herramientas informáticas para poder comprobar si hay algún twitt interesante o si quieren responder o retwittear. Creo que estaremos todos de acuerdo en que cuando el uso de una herramienta no puede ser plenamente instaurada, no por ello tendremos que renunciar a su aplicación y utilización entre los trabajadores que sí tienen acceso a ella. Insisto en el ejemplo del correo electrónico; todos los funcionarios tenemos, incluidos los barrenderos y a nadie se le ocurre pensar que recibirán peticiones de los ciudadanos de limpieza por esta vía. Y por supuesto, a ninguna Administración pública se les ha ocurrido en los últimos años suministrarles un dispositivo móvil para que tengan acceso en cualquier momento a su correo electrónico y sin embargo, estoy convencido que también los barrenderos reciben, leen y envía correos con la cuenta institucional.

Argumentos de cosecha propia :

  • Twitter puede ser una alternativa perfecta como herramienta de comunicación interna, sustitutiva del correo electrónico institucional (que recuerdo una vez más, todos los funcionarios tenemos y a nadie le parece mal, más bien al contrario). Seguramente sería mucho mas efectiva y con muchas y variadas virtudes.
  • La utilización de redes de comunicación horizontal dentro de la empresa pública son cada día más necesarias. Nos quejamos abiertamente de los grandes obstáculos que tiene la Administración a la hora de implantar una correcta y efectiva estrategia de comunicación interna y al mismo tiempo ponemos trabas a nuevas herramientas que pueden solucionar (aunque sea parcialmente) el problema.
  • Estoy de acuerdo con algunos comentarios que defienden el hecho de que, efectivamente antes de comenzar a implantar de forma obligada una herramienta de este tipo hay que realizar una labor educativa y didáctica con los trabajadores. Explicarles las grandes virtudes y ventajas de su utilización y formarles sobre como y cuando debe ser utilizada, los circuitos establecidos, los cauces sobre los que fluirá la información y la comunicación y los objetivos que se persiguen… pero ¿alguien sabe si esto se ha hecho ya? La información de la que disponemos en el caso del Ayuntamiento que ha generado el debate es claramente insuficiente. Estamos haciendo juicios de valor “conceptuales” cuando desconocemos si el Ayuntamiento de Jun ha previsto la implantación de una estrategia adecuada en la que la utilización de Twitter es, simplemente, la adopción de una forma de comunicarse. Es decir Twitter como una herramienta para obtener unos resultados. Como el medio y no como el fin.
  • Seamos críticos con la forma en la que se pueda plantear la gestión de la comunicación, valoremos la solidez de la estrategia implantada, juzguemos los flujos y circuitos de comunicación previstos, … Pero no tiremos por tierra la utilización [innovadora] de una herramienta como ésta.

Twitter puede ser una alternativa perfecta como herramienta de comunicación interna, sustitutiva del correo electrónico institucional

Y por último, llevo horas haciéndome la siguiente pregunta: ¿Por qué consideramos Twitter como un medio perfecto para comunicarnos en nuestra vida privada (todos los que hemos comentado en el post de César Calderón la utilizamos), y nos parece tan inadecuada como sistema de comunicación con/en la Administración? ¿Es que no pretendemos una Administración cercana, accesible y en perfecta sintonía con la sociedad a la que sirve?

Video didáctico [y oportuno]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s