Márgenes innovadores y las neuronas espejo

FormaciónEn las últimas semanas me estoy dedicando al desarrollo de un sistema de formación on-line que nos ayude a mejorar nuestro tabajo, a sistematizar las tareas que tenemos que realizar y a reducir la variabilidad de las acciones que llevamos a cabo, o lo que es lo mismo, a unificar criterios de trabajo.

Existe un condicionante en este modelo formativo, y es que tenemos poco margen para innovar con respecto a la típica formación ón-line que todos conocemos (y que no todos tenemos disponible).

Por tanto, estamos intentando construir un nuevo estilo formativo utilizando el modelo clásico (en este proyecto no caben Comunidades de práctica, Comunidades formativas,… o innovaciones por el estilo, que seguiremos trabajando para su implantación en el futuro inmediato).

Intentamos, por tanto, manejarnos en los márgenes innovadores, es decir, en los espacios que quedan entre la utilización del modelo clásico y la innovación pura y dura. Para ello siempre es bueno realizar un replanteamiento de la situación, es decir, intentar mirar con ojos de “quien mira por primera vez” todo lo relacionado con la formación virtual o “en línea” y hacernos preguntas de base para retomar este tipo formativo desde sus orígenes puesto que en algún cruce de caminos hemos tomado la dirección equivocada.

Y nada mejor para ello que eliminar todos los aditivos que rodean a la formación 2.0 para replantearnos los objetivos que nos fijamos con su implantación sistemática y el estilo que queremos proponer.

Siempre hemos intuído que el proceso de aprendizaje es más natural, menos costoso y más sencillo si disponemos de maestros o referentes en los que fijarnos. Con ello conseguimos copiar comportamientos, actitudes e incluso aptitudes.

Esta intuición está científicamente demostrada. En los años sesenta, un investigador, de nombre Albert Bandura realizó un experimento que resultó revelador para la época. Reunió a un grupo de niños y les hizo visionar un vídeo de una persona que golpeaba a un muñeco. Cuando terminó el vídeo, y sin darles ninguna instrucción, los niños tomaron muñecos que había en la sala y comenzaron a golpearlos tal y como habían estado observando en el vídeo.

Este ejercicio demostró: a) que aprendemos observando; y b) que es mucho mejor disponer de referencias constructivas. En definitiva, vino a revelar la importancia de lo que se ha llamado “aprendizaje social“, que ha servido de base para desarrollar las Comunidades de aprendizaje o Comunidades de Práctica.

Las neuronas responsables de este comportamiento se les conoce como “neuronas espejo“.

Como estamos empeñados en potenciar la formación virtual a través de la red, en el trabajo, buscamos argumentos que ayuden a construir este sistema formativo. El último que hemos encontrado es que este tipo de formación nos va a permitir utilizar simultáneamente el texto, los procedimientos escritos (protocolos) y la observación directa de formas de actuar o intervenir. Conjugaríamos 1) el aprendizaje metódico, con referencias escritas, y 2) la estimulación de las “neuronas espejo”.

En principio nada novedoso, pero estamos seguros de conseguir aprovechar los márgenes innovadores del sistema. Iremos informando.

Anuncios

Un pensamiento en “Márgenes innovadores y las neuronas espejo

  1. Good day! This post could not be written any better! Reading this post reminds me of my previous room mate! He always kept chatting about this. I will forward this write-up to him. Fairly certain he will have a good read. Thanks for sharing!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s