Teletrabajo en la Administración

TeletrabajoLlevo tiempo dándole vueltas al teletrabajo en la Administración. Es un tema controvertido que tiene tantos detractores como defensores. Existe quienes piensan que el trabajo en una oficina, en un despacho o en un mostrador son mucho más productivos y serios, y quienes defienden que trabajar sin la imposición de horarios, adaptando el horario de trabajo a tus necesidades (y no al revés como viene siendo habitual) es mucho más estimulante y eficiente.

El teletrabajo en los servicios públicos es un tema recurrente y que en momentos como el actual, de crisis y recesión suele salir a colación como alternativa “imaginativa” para racionalizar costes.

Son muchos los obstáculos que hay que salvar para conseguir implantar un sistema de teletrabajo:

  • la propia ideosincrasia de la administración, al tratarse de una empresa de servicio y, como tal, es imprescindible la permanencia en puestos de atención directa al ciudadano.
  • la cultura organizacional desfasada, clásica y conservadora.
  • la actitud de jefes y superiores, poco dados a innovaciones y cambios
  • el ambiente laboral inadecuado para este tipo de iniciativas
  • la actitud pasiva de algunos funcionarios
  • La dificultad de establecer criterios distintos del tiempo de permanencia en el puesto de trabajo para medir la cantidad y calidad del trabajo realizado.

ProhibidoMi experiencia no es nada excepcional. Trabajo en la sanidad pública y es seguramente uno de los entornos funcionariales en el que nos parece más evidente la imposibilidad de implantar el teletrabajo. Sería difícil que un médico, o un enfermero, o un administrativo de atención al usuario puedan atender directamente a un paciente desde cualquier otro sitio que no sea el centro de salud o el hospital. Parece evidente ¿no?. Pero aún en el entorno sanitario, existen “parcelas” horarias laborales en las que no es necesario permanecer en el centro sanitario; existen actividades (y no pocas) que no tienen por qué realizarse en presencia del usuario. Evidentemente no todas las horas de su jornada laboral estos profesionales permanecen ofertando una atención directa y personal al paciente.

Los avances en los “contextos funcionariales” son irreversibles y vamos hacia una organización virtual

Incluso en entornos hostiles al teletrabajo pueden aprovecharse espacios para la invención, la originalidad y la creación. Pero además, somos muchos los funcionarios que no trabajamos en la Administración desarrollando una relación directa con el ciudadano.

Las posibilidades de las que disponemos para implementar el teletrabajo en las Administraciones Públicas son muchas y tantas o más las herramientas que pueden ayudarnos: predisposición de muchos trabajadores públicos, ambiente de trabajo que favorece estas iniciativas (ahorro para el trabajador al evitar traslados, ahorro energético para la empresa, conciliación con la vida familiar,…), posibilidad de monitorizar la actividad que se realice, posibilidad de realizar una gestión de grupos de trabajo eficiente,.., además de herramientas informáticas que facilitarían esta labor.

Los avances en los “contextos funcionariales” son irreversibles y vamos hacia una organización virtual. Una evolución de la organización que nos lleva, con o sin teletrabajo “formal”, a la deslocalización espacial y temporal. Dará igual desde donde ofertemos el servicio publico, lo importante es que el ciudadano pueda acceder a él.

Aún así, aunque a menor ritmo, los procesos de transformación de la Administración para pasar del modelo “industrial” al de organización en red son imparables, a pesar de que los esquemas de poder y toma de decisiones (y los valores que sustentan la cultura “funcionarial”) siguen siendo los de hace 20-30 años.

Las Administraciones pioneras están comenzando a ocuparse de la modernización de conceptos como “qué” servicios públicos tenemos que ofrecer y de “cómo” debemos ofertarlos, implantando nuevos esquemas de motivación, incentivo, conciliación y flexibilidad profesional. Tenemos la oportunidad de no quedarnos (una vez más) al margen de estos estímulos innovadores.

Anuncios

2 pensamientos en “Teletrabajo en la Administración

    • Felix: Conocía tu post (lo disfruté en su momento). No intentaba yo profundizar tanto, sino más bien sembrar la inquietud, explicar que en ámbitos en donde aparentemente es difícil implantar esta forma de trabajar, también existen posibilidades. El problema (y es un gran problema) es que es necesario experimentar, innovar, arriesgar,… y éstos son tres verbos que se conjugan mal en la Administración.
      Gracias por participar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s