Productividad y pequeños hábitos

En mi lector de feed y en el correo electrónico me llueven últimamente multitud de información, ofertas, sugerencias, propuestas,… relacionadas con cursos, talleres y sesiones formativas. Supongo que todo esto está relacionado con la crisis y los cambios que se están produciendo en los últimos meses. Hay mucha gente con experiencia, inquieta y con ganas de emprender, por lo que no dejan de aparecer gurús, especialistas en Productividad personal, Gestión del tiempo , Gestión de proyectos, Community Manager,… En definitiva, gente que tiene conocimientos, que los quiere compartir, pero que quiere obtener algunos beneficios [económicos] por ellos (y que conste que no me parece mal).

Algo más antiguo, pero relativamente reciente, fue la explosión de ofertas de consultores que, sobre todo en años de bonanza, hicieron su agosto con la Administración. Colaboradores, asesores que proponían o sugerían intervenciones, metodologías de actuación, planes estratégicos, y áreas de mejora. Utilizaban una jerga, unos métodos habituales en la empresa privada pero novedosos en la Administración Pública.

Últimamente he recibido una “oferta” para suscribirme en un curso sobre Productividad personal y que impartirá próximamente un gran gurú en este campo. La información proponía la posibilidad de hacer el curso por “muy poco dinero”, como una gran oportunidad que no podía dejar escapar. Cuando indagué un poco más resultó que el curso se desarrollará en 7 horas, con un contenido nada novedoso [más de lo mismo] y por el módico precio de casi 400 euros.

En este punto me asalta una pregunta: ¿sirven para algo este tipo de cursos más allá que para aprender algún truco o práctica que podemos integrar en nuestra rutina diaria? ¿es realmente rentable realizar esta inversión?

Si queremos que cambien las actitudes, cambiemos los hábitos

Como decía hace unos días Pilar Jericó, “los hábitos hacen al monje“, por lo que de nada nos sirve conocer trucos (al fin y al cabo, teoría) si luego no los integramos en nuestros hábitos y para ello deben darse dos factores simultáneos:

  1. Necesidad real, concreta.
  2. Frecuencia, repetición.

Si queremos que cambien las actitudes, cambiemos los hábitos“, no son necesarios cursos de grandes especialistas, sino pequeños esfuerzos diarios para asimilar pequeños nuevos hábitos.

Anuncios

4 pensamientos en “Productividad y pequeños hábitos

  1. hmmm. Dificil decirlo. Decididamente el tema de organización pasa por cambio de hábitos, pero muchas veces si no te presentan un marco teórico para darle forma al nuevo esquema que tendrias que adoptar es complicado avanzar en la línea correcta. A alguna gente le servirá y verán “la luz”. Para otros será más de lo mismo.

    Por supuesto, quien esté dispuesto a pagar 400 Euros por un curso de Productividad Personal, debe tener buenos motivos para hacerlo. Tal vez realmente lo necesite.

    Saludos

    JC
    http://comomeorganizo.blogspot.com/

    • JC: Pienso, como tú, que la formación es un componentes fundamental para mejorar los hábitos, pero si no existe un verdadero compromiso en el cambio de rutinas la formación servirá de poco.
      Gracias por comentar.

  2. Comparto mucho de lo que comentas en el post pero sí me parece importante destacar que no todos los hábitos tienen el mismo impacto en la productividad, que algunos de ellos pueden ser incluso contraintuitivos y que a veces necesitamos “algo” que nos ayude a empezar.

    Yo no soy gurú de nada y también imparto cursos de productividad personal, en concreto (y únicamente) de GTD. Lo que yo explico está en los libros de David Allen, que valen muchísimo menos que mis cursos y, además, es todo de puro sentido común. Pero a pesar de su evidencia y sencillez, a la gente (entre la que me incluyo a mí mismo hace unos años) le cuesta mucho adoptar estos hábitos si las ideas en las que se sustentan no se explican en un contexto más amplio, si no se le ayuda a “arrancar” y si no se comparte experiencia y buenas prácticas de otros que pasaron por allí antes. Entiendo que ese es el valor que yo sí aporto y por el que me pagan.

  3. Jose Miguel: En absoluto estoy contra quienes ofreceis formación sobre productividad personal (yo soy también un “alumno” que quiere aprender diariamente). La transmisión de conocimientos es una de las mejores formas de trasladar conceptos.
    Lo que quiero transmitir en el post es 1) que no sólo por asistir a este tipo de cursos vamos a conseguir resultados inmediatos, sino que tendremos que estar dispuestos a introducir hábitos y modificar rutinas (y eso puede ser “doloroso” y no siempre existe esa pre-disposición), y 2) advertir que debido a diferentes cicunstancias, están apareciendo en los últimos meses “especialistas” en esta materia (que no son tales) y que venden humo a quienes tienen verdadera necesidad de mejorar la productividad personal.
    Por lo demás, estoy de acuerdo contigo en que no todos los hábitos tienen el mismo impacto en los resultados de nuestra producitividad, pero la predisposición a desarrollar hábitos debería ser el punto de partida del gran trayecto hacia la mejora en la productividad personal.
    Gracias por pasarte por aquí y comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s