La motivación y los motivos

Hubo una época en la que estaba convencido de poder desentrañar los entresijos que fomentan la motivación personal (principalmente en el aspecto profesional). Creía que podría llegar a descubrir los mecanismos ocultos que me permitiría, no sólo estimular la motivación en mi persona, sino también en los que me rodean. ¿Cómo hacer para transmitir a mis compañeros los estímulos que yo poseo para realizar mi trabajo?.

Después llegó la fase de descreimiento y descubrí que alentar a la motivación es una ilusión irrealizable, que nadie termina de encontrar el sistema que genera esos estímulos y, por tanto, nadie puede reproducirlos voluntariamente.

La motivación no está directamente relacionada con el ánimo (he aquí la clave a través de la cual muchos intentan manejarla), sino con los motivos. Existe motivación si tenemos motivos para realizar una tarea o abordar un proyecto. Si los motivos son poco atractivos, si no somos capaces que generarnos nosotros mismos dichos motivos, la motivación no da señales de vida.

Y hay motivación si hay objetivos, o mejor, si se van cumpliendo los objetivos intermedios propuestos. Si las pequeñas metas que nos hemos fijados las vamos consiguiendo nos vamos motivando para seguir adelante, en busca de metas más altas, más ambiciosas.

Para mí, las dos claves de la motivación son: 1) los motivos que tenemos para emprender una tarea, y 2) el establecimiento (y consecución) de objetivos intermedios realistas y realizables.

Por todo ello es tan complejo determinar los puntos sobre los que actuar para estimular la motivación. Depende de cada ser humano, sus expectativas, su objetivos, sus motivos; y de las circunstancias que le rodean, del contexto en el que se desenvuelve.

Es mucho más sencillo que lo que los tratados de psicología y de ingenieria del comportamiento se empeñan en transmitir.

Entornos de colaboración

La complejidad de crear entornos que  promueban la colaboración entre miembros del grupo, provoca que se teorice muchísimo sobre el tema.

Mi aportación (no tiene la categoría de “teoría”) sobre cuales son los tres elementos fundamentales facilitadores de la participación y colaboración en el seno de los grupos de trabajo:

colaboracion

Propuestas para un Manifiesto ágil de las AAPP

chalk_board.png Algunas propuestas a mano alzada para una Manifiesto ágil / simple de la Administración Pública:

  1. Estimular la interacción entre los profesionales, por encima de procesos y herramientas.
  2. Ofrecer un servicio público útil, eficaz y eficiente, por encima de burocracias y procedimientos
  3. Posibilitar la colaboración con el ciudadano, por encima de la relación unidireccional y las actitudes paternalistas.
  4. Potenciar la innovación, por encima de cumplimiento de planes estratégicos.

Vaciar la administración de burocracias y procedimientos inútiles. Potenciar la confianza y la interactividad. Facilitar la participación y la cogestión.

Creatividad en los pequeños detalles

Reivindicar los pequeños gestos, los pequeños detalles, las pequeñas aportaciones como elementos estimuladores de la actividad profesional. Hacer grandes las pequeñas cosas es un reto al que nos tenemos que enfrentar diariamente.
Sigue leyendo

Entre todos es más fácil

En el timeline de G+ del siempre genial Yoriento aparecía ayer un video de youtube (que el propio Yoriento utilizó para un post de su blog del año 2009) que me impactó por su significado, o al menos por la interpretación libre que hice del mensaje que contenía. Me interesa traerlo aquí porque trata  de actitudes, estímulos, objetivos, trabajo en común, solidaridad, motivación,… Llevo unos meses ocupado y preocupado por como trasladar estos temas al entorno profesional y aprovechando este período vacacional puede ser un buen momento para reflexionar detenidamente sobre todo ello.

Sigue leyendo

El despido interior en la Administración pública

Desmotivación por acoustic*blinK

Uno de los temas más apasionantes y al mismo tiempo más complejos relacionados con actitudes en el trabajo es la motivación. Existen  muchas teorías sobre los estímulos que necesita un trabajador para realizar adecuadamente su labor profesional. No obstante, esa complejidad se agudiza aún más (al menos así lo veo yo) si hablamos sobre la motivación del trabajador público y valoramos el contexto tan especial en el que se ubica la actividad pública y de servicio.

Sigue leyendo

La zona de confort y el estado “beta”

Vicki & Chuck Rogers

En el apartado “Sobre este sitio” explico qué es y qué me gustaría que fuera este blog, al mismo tiempo que argumento el por qué del nombre que he elegido para él. Como digo ahí, la expresión “beta permanente” tiene un significado rotundo (al menos en la interpretación libre que yo hago). Experimentar, construir, facilitar la incorporación de nuevas tecnologías, el estímulo de repensar para inspirar, incluso repensar para medir. El estado “beta” es un estado inestable e inseguro por lo que puede ser los suficientemente estimulante como para adjudicárselo a uno mismo.

Sigue leyendo