Perfilando un nuevo proyecto

Ha surgido estos días en el trabajo la posibilidad de desarrollar un nuevo proyecto. Ha llegado de forma imprevista, sin haberlo convocado, sin saber muy bien el motivo por el que está ahí. Pero lo cierto es que está reclamando nuestra atención de forma urgente, no demorable.

Los resultados del desarrollo e implantación de este proyecto pueden ser muy importantes y trascendentales. Tanto como que pueden ayudarnos a implantar un nuevo sistema de trabajo innovador, y eso dentro de la administración son palabras mayores. Es una oportunidad que no podemos perder.

Se necesitan resultados urgentes y la tentación es abordarlo sin más. Aplicar la experiencia, nuestros conocimientos. Convocar un par de reuniones. Poner en común las líneas de actuación… y actuar.

Sin embargo eso no es lo aconsejable. En situaciones de urgencia como ésta hay que aplicar un poco de pausa (aquel dicho castellano de “vísteme despacio que tengo prisa“). En momento de caos es imprescindible la perspectiva. Es la única forma de elaborar una planificación básica. Y por supuesto, aplicar método. Huir de improvisaciones. Seguir la metodología de desarrollo de proyectos que nos ha dado tan buen resultado en los últimos años. Planificar, hacer, medir y comparar, y finalmente rectificar lo mejorable.

En resumen, en momentos de caos hay que aplicar una fórmula sencilla: perspectiva + planificación + método.

Anuncios

INprendiendo con el teletrabajo

teletrabajoEn el grupo de INprendedores Públicos hemos propuesto un tema para comenzar a “romper el hielo” de los debates e intercambios de posturas y opiniones: el teletrabajo en las administraciones públicas.

El tema no es menor, en cuanto que supone una de las reivindicaciones más repetidas de los últimos tiempos para modernizar el papel del trabajador público y permitir que éste no sólo autogestione el contenido de su trabajo, sino también el momento para desarrollarlo. Es el cumplimiento de aquella máxima con la que teletrabajo comenzó a implantarse en los años setenta en Estados Unidos: “adaptar el trabajo al trabajador y no el trabajador al trabajo”.

A través del informe de introducción que hemos propuesto en la wiki se detectan una serie de puntos clave, sobre los que iremos profundizando, pero que condicionan la correcta implantación de este modelo de trabajo en un entorno tan particular como el de los servicios públicos.

Los factores que a mí me parecen dignos de debate son:

1. Uso de la tecnología. En la “Guía de teletrabajo” de la AGE (2006) se establece un prerrequisito para aquellos que quieran acogerse al plan piloto, que es el de poseer unos conocimientos suficientes de ofimática. Me parece fundamental, pero ¿podríamos estar incurriendo en discriminar a quien no posee esos conocimientos? ¿podíamos, de esta forma, estar colaborando en hacer más profunda la brecha digital? Por otra parte, en este punto hay que cuidar la confidencialidad y protección de datos de usuarios y ciudadanos afectados por los procedimientos teletrabajados, lo que provocaría que se tuvieran que extremar las precauciones en el tratamiento de información.

2. Voluntariedad.  El teletrabajo no es ni más ni menos, que una modalidad de desarrollo de la actividad profesional y no debería ser impuesta. A pesar de los muchos beneficios que pueda reportar, este tipo de formato debe estar presidida por la voluntariedad. La potestad que cada trabajador debería tener para decidir si adoptar o no esta modalidad de trabajo.

3. El condicionante tiempo. No sólo cuánto, sino también cuándo y en qué momento. La orden del 2006 que promovía la implantación de programas piloto de teletrabajo en departamentos ministeriales no acotaba el tiempo máximo de la jornada teletrabajada. ¿Habría que limitarlo?. ¿Y habría que acomodarla en jornadas completas, o podría realizarse dividiendo una misma jornada en presencial y teletrabajada?

4. Actividades que se desarrollan. En un primer momento lo más adecuado es pensar en implantar el teletrabajo en aquellos entornos de la administración dedicados a la gestión del conocimiento. Es decir, puestos y actividades en los que no existe una relación directa con el ciudadano, aunque también en estos puestos se gestiona conocimiento. Un reto importante debería ser la implantación de teletrabajo también para los trabajadores de atención directa al ciudadano, en la medida en que las características y condicionantes del puesto de trabajo lo permita.

5. Objetivos e indicadores. Este es seguramente el mayor reto. Establecer unos objetivos de rendimiento medibles y evaluables y unos indicadores realistas, simples y fáciles de objetivar. Esta sería la puerta de entrada a otra dimensión en el trabajo de los funcionarios públicos, que permitiría cambiar radicalmente la relación laboral entre trabajadores y Administración. El teletrabajo entendido como medio y no como fin en sí mismo. 1. Establecer objetivos 2. Fijar indicadores 3. Medir objetivamente (y de forma sencilla) 4. Comprobar los resultados 5. Aplicar medidas que compensen deficiencias (mayor carga de trabajo, o menor sueldo, o dejar de ser teletrabajador, o…)

Si os interesa el tema (seais trabajares públicos o no) podeis informaros con más detalle y, sobre todo, debatir sobre él en la wiki de INprendedores Públicos.

Sobrevivir en la sanidad pública

nubarronesEstamos en plena torbellino de recortes, cambios, modificaciones, congelaciones. En Castilla-La Mancha no sólo no estamos al margen de ellos, sino que hemos pasado a encabezar el ranking de comunidades más recortadas del país.

Las prioridades en la Administración pública han cambiado en las últimas semanas. Llevamos años interiorizando la necesidad de ofrecer un servicio de calidad, mejorar la calidad de la atención, la calidez y calidad en el trato, asegurar la calidad científico-técnica en materia de salud, mejorar la accesibilidad, la confortabilidad de los ciudadanos que vienen a solicitar este servicio público. Y ahora nos encontramos con que todo esto pasa una plano secundario para ser sustituído por el ahorro. No la racionalización del gasto, no la economía en la gestión, no la optimización de las inversiones…., no.

Sigue leyendo

La revolucionaria creatividad

varitaImaginación frente a recortes. Creación frente a recesión.

Todo el mundo es consciente de que son malos momentos para los servicios y administraciones públicas. En estas circunstancias se hace urgente la búsqueda de alternativas laterales, “fuera de la caja“. Apostar por la imaginación, por el ingenio, por la iniciativa, por la agudeza.

La propuesta de quienes tienen capacidad para realizarlas es hacer lo mismo, con las mismas herramientas, con los mismos métodos. Esto sólo nos puede llevar a la sustracción, a la disminución, a la resta. De esta forma, en momentos en los que no existe la posibilidad de expansión sólo queda el inmovilismo o la reducción.

Sigue leyendo

Administración 2.0 vs. directivos 1.0

administracion 2.0Estamos espeñados desde diferentes ámbitos y estamentos en modernizar la Administración, mejorar la comunicación interna, exponerla a los ciudadanos [egov] y poner a disposición de éstos información útil y práctica para que pueda reunitizarse por parte de particulares y empresas [ogov], e incluso queremos mantener informados a todos los administrados de a qué se dedica el presupuesto, cuales son los acciones o proyectos en los que cada administración está trabajando. Y todo ello utilizando nuevas herramientas. En definitiva parir una Administración 2.0.

Sigue leyendo

Repensar la formación

dudasTodos sabemos la situación económica-presupuestaria en la que se encuentran las Administraciones Públicas, de restricciones y racionalización (que algunas veces no parece muy racional) del gasto. En este contexto debemos replantearnos muchos y variados conceptos que hasta ahora nos habían parecido inamovibles. Hemos dado un paso atrás y ésto nos permite agudizar el ingenio, obligarnos a revisar y detectar areas de mejora e intervención para administrar gastos y esfuerzos.

Sigue leyendo

Teletrabajo en la Administración

TeletrabajoLlevo tiempo dándole vueltas al teletrabajo en la Administración. Es un tema controvertido que tiene tantos detractores como defensores. Existe quienes piensan que el trabajo en una oficina, en un despacho o en un mostrador son mucho más productivos y serios, y quienes defienden que trabajar sin la imposición de horarios, adaptando el horario de trabajo a tus necesidades (y no al revés como viene siendo habitual) es mucho más estimulante y eficiente.

El teletrabajo en los servicios públicos es un tema recurrente y que en momentos como el actual, de crisis y recesión suele salir a colación como alternativa “imaginativa” para racionalizar costes.

Sigue leyendo

Mesa de trabajo productiva

productividadVamos a comenzar la serie de “Zona productiva” con un clásico dentro de este campo: el orden en la mesa o escritorio de trabajo.

Una de las bases fundamentales de la productividad es la evitación de distracciones. Existen dos tipos fundamentales de distracciones a gestionar: [a] las intrínsecas, que nosotros mismos provocamos y alentamos (aunque en muchas ocasiones sin ser conscientes de ello); y [b] las extrínsecas, es decir aquellas que nos vienen de fuera de nuestro entorno, a través de compañeros o accesorios (teléfonos, redes sociales, internet,…)

Sigue leyendo

Ideas dispersas sobre una administración innovadora

Ideas sueltasLeyendo en mi lector de feeds las entradas de los últimos días de diferentes blogs que tratan el tema de la Administración pública percibo como muchos de los que trabajamos en esta sacrocanta institución abogamos por la necesidad (histórica) de implantar procesos de innovación a dos niveles:

Sigue leyendo

Creatividad en los pequeños detalles

Reivindicar los pequeños gestos, los pequeños detalles, las pequeñas aportaciones como elementos estimuladores de la actividad profesional. Hacer grandes las pequeñas cosas es un reto al que nos tenemos que enfrentar diariamente.
Sigue leyendo