7 capacidades que debe tener todo emprendedor

7capacidades

Emprender

Emprender es un término de moda. Existe quienes ya están cansados de que la palabreja se encuentre incrustada en prácticamente todas las frases que pretenden incitar a realizar algo novedoso y/o arriesgado. El diccionario de la RAE  dice que:

emprendedor es aquel atrevido que comienza una obra o negocio, especialmente si éste encierra dificultad o peligro

Es decir, que la acción de emprender lleva implícita una carga de riesgo que todo aquel que se atreve a iniciar debe asumir.

En el contexto de crisis actual el emprendimiento o emprendizaje se relaciona con el inicio de una actividad empresarial a pequeña escala. En este sentido, emprender es sinónimo de pequeño empresario.

No obstante, la capacidad para emprender no puede circunscribirse exclusivamente al inicio de una actividad empresarial que lleva implícito un riesgo o dificultad inicial, sino que puede aplicarse también a todos aquellos que, en el ámbito profesional estable, se atreven a asumir esas dificultades y riesgos en lo que puede denominarse un intraemprendimiento, es decir en un emprendimiento en el interior de su propia empresa o entorno laboral.

Sigue leyendo… tag_move

Cómo archivar con eficiencia

Quienes nos dedicamos a la gestión del conocimiento sabemos de la importancia que tienen los sistemas de archivo de documentos en la productividad personal.

Tan importante es saber guardar todo aquello que nos gusta cuando lo leemos, o que consideramos que puede resultar útil para un futuro proyecto, como poder acceder al documento cuando lo necesitamos. Disponer de un archivo ambicioso, con pequeñas joyas en bruto, es de muy poca utilidad si cuando necesitamos de esas joyas no sabemos dónde la guardamos o, lo que es más importante, como poder recuperarla.

Sigue leyendo… tag_move

La motivación y los motivos

Hubo una época en la que estaba convencido de poder desentrañar los entresijos que fomentan la motivación personal (principalmente en el aspecto profesional). Creía que podría llegar a descubrir los mecanismos ocultos que me permitiría, no sólo estimular la motivación en mi persona, sino también en los que me rodean. ¿Cómo hacer para transmitir a mis compañeros los estímulos que yo poseo para realizar mi trabajo?.

Después llegó la fase de descreimiento y descubrí que alentar a la motivación es una ilusión irrealizable, que nadie termina de encontrar el sistema que genera esos estímulos y, por tanto, nadie puede reproducirlos voluntariamente.

La motivación no está directamente relacionada con el ánimo (he aquí la clave a través de la cual muchos intentan manejarla), sino con los motivos. Existe motivación si tenemos motivos para realizar una tarea o abordar un proyecto. Si los motivos son poco atractivos, si no somos capaces que generarnos nosotros mismos dichos motivos, la motivación no da señales de vida.

Y hay motivación si hay objetivos, o mejor, si se van cumpliendo los objetivos intermedios propuestos. Si las pequeñas metas que nos hemos fijados las vamos consiguiendo nos vamos motivando para seguir adelante, en busca de metas más altas, más ambiciosas.

Para mí, las dos claves de la motivación son: 1) los motivos que tenemos para emprender una tarea, y 2) el establecimiento (y consecución) de objetivos intermedios realistas y realizables.

Por todo ello es tan complejo determinar los puntos sobre los que actuar para estimular la motivación. Depende de cada ser humano, sus expectativas, su objetivos, sus motivos; y de las circunstancias que le rodean, del contexto en el que se desenvuelve.

Es mucho más sencillo que lo que los tratados de psicología y de ingenieria del comportamiento se empeñan en transmitir.

Tipología emocional de proyectos

Según el estado de ánimo con el que se aborda cualquiera de los proyectos que iniciamos (ya sea en en trabajo o el entorno doméstico o familiar), tengo comprobado que los puedo dividir en tres grandes bloques:

1. Proyectos Ilusionantes. A primera vista poseen un atractivo innovador, permiten aprender y emprender, nos incitan a la utilización de herramientas novedosas y nos ayudan a experimentar nuevas dimensiones.

2. Proyectos Frustrantes. Nacen fallecidos, muertos. Lo sabes, lo detectas. Están muertos desde antes de comenzar a trabajar en ellos. Existe nula convicción por la dirección, una apatía descreída de quienes tienen que participar en ellos, y una determinante falta de inversión de recursos.

3. Proyectos Cambiantes. Se inician Ilusionantes pero van permutando en Frustrantes. Van perdiendo la carga de ilusión con el que se comenzó. El promotor del proyecto se inhibe. Se realiza un mal diseño del enfoque o del despliegue. No existe ánimo de implicación por los componentes directos que deben dar vida al proyecto.

Si el único tipo de proyecto útil y factible es el primero, ¿por qué no ponemos las bases para intentar que todos los proyectos que iniciamos tengan un atractivo innovador, permitan aprender y emprender, nos inciten a la utilización de herramientas novedosas y nos ayuden a experimentar nuevas dimensiones?

Creatividad expansiva

Entre mis tareas pendientes de realizar y que voy completanto poco a poco, se encuentra la de poner un mínimo de orden en mi lector de feed, GReader, tan potente como visualmente poco atractivo (al menos para mí).

Guardé hace semanas una entrada que leí en el blog de @antoniogalindog, “Administración Local 2.0” y que me pareció tan suculenta que pensé que tenía que dedicarle un poquito más de tiempo puesto que tenía la sensación que podría sacarle mucho jugo.

Esta mañana, después del madrugón diario y cuando el café comienza a hacer efecto, me he puesto a la tarea de revisar las entradas marcadas como favoritas y he llegado a “La innovación ya no sólo es para profesionales”. Me venía “al pelo” por el paralelismo en tiempo y espacio con el proceso de INprendedores públicos que, como sabéis está comenzando a dar frutos.

He vuelto a ver con muchísima atención la intervención de Charles Leadbeater en el Tex del año… ¡¡2005!!. Como dice Antonio, posee un gran interés y una tremenda actualidad.

No quisiera repetir las grandes ideas que me he ido anotando durante la charla, puesto que muchas de ellas coinciden con las que Antonio ha resaltado en su post, pero si me gustaría profundizar sobre los grandes conceptos que intenta transmitir.

Las mayor parte de la innovación disruptiva es acumulativa y colaborativa. Las ideas nacen de quienes usan el producto o el servicio, que son quienes le encuentran el significado real de su existencia.

Las grandes organizaciones (y por supuesto aquí están incluidas las administraciones públicas) están hundidas en el pasado, preocupadas de reforzar éxitos antiguos y con un temor patológico a lo novedoso, a lo desconocido. Los nuevos territorios, los espacios para la innovación están reservados a usuarios (internos y externos) apasionados. Que hacen cosas e invierten tiempo y recursos propios. Con un alto nivel de exigencia, por lo que utilizan estándares de calidad muy altos. Que trabajan a placer, a su ritmo, sin imposiciones. Que adquieren competencias, que aprenden del resto de los miembros del grupo. Que utilizan tecnología de forma intensiva. Capaces de conectarse para desarrollar proyectos complejos juntos.

Lo que demuestra que una actitud proactiva de los usuarios finales, los convierte también en co-productores del servicio o producto resultante.

Y todo ello enmarcado en un modelo abierto de participación y gestión, que para ser efectivo tendría que cumplir unos requisitos básicos:

  • Crear una plataforma de acceso abierto
  • Generar unas reglas simples de participación y colaboración
  • Facilitar unas herramientas de trabajo
  • Orquestar la conversación.

Sorprendentemente, todo ello conforma un paisaje muy concreto. ¿No le encontráis similitudes a lo que se está construyendo en INprendedores Públicos?.

Curioso ¿no?.

Primer debate: Teletrabajo en las AAPP

teletrabajoComo comentaba en el anterior post, estamos intentando dar forma a una propuesta de trabajo colaborativo de un grupo (aún pequeño) de trabajadores de las AAPP. La wiki simpleGov debe convertirse en el centro neurálgico de propuestas y debates.

Para romper el hielo me he permitido realizar la primera propuesta de debate: el Teletrabajo en la Administración.

Creo que es un tema de interés para muchos de los que nos dedicamos a ésto y pueden resultar muy interesantes las opiniones que se vuelquen aquí, debido fundamentalmente a la cantidad de aristas que tiene este tema: La ventajas que esta modalidad de trabajo posee para el trabajador o para la propia administración. La resistencia de unos y otros.  La dificultad de ponerla en práctica en algunos sectores. Los condicionantes previos que hay que cumplir. La necesidad de medir los resultados. En fin, son muchos y muy interesantes los hilos de debate que se pueden provocar con este tema.

Por eso, en este momento y antes de comenzar a intercambiar opiniones sobre el tema, es conveniente documentarnos, conocer mínimamente de lo que pretendemos hablar, compartir experiencias,… y para ello ya podéis encontrar información variada en el apartado “Material de referencia”. Por cierto, que todos podéis aportar enlaces u otro tipo de material, ya sea sugiriéndolas a través de las discusiones (acceso libre) o incluyéndolas en la propia página (si solicitais previamente formar parte de la wiki como miembros). Aún falta mucho material para documentarnos y, fundamentalmente falta completar el “Planteamiento” del tema, que nos va a ayudar a coincidir en una posición de partida (estará hecho en los próximos días).

Por lo tanto tenemos en este momento dos debates abiertos: a]  el propio de la conceptualización de los objetivos del grupo y la metodología de trabajo a seguir y b] la primera propuesta práctica de trabajo colaborativo. Sin duda, lo importante en este momento es opinar, desarrollar y consensuar el primero.

Deberíamos centrarnos en consolidar la propuesta misma de trabajo en vez de diversificar esfuerzos en desarrollar los debates … Pero pienso que el hecho de que quienes visiten por primera vez y con cierto interés la wiki pueden engancharse si comprueban que ésta sirve para cuestiones prácticas, más allá de debates conceptuales o de procedimiento.

¿Qué os parece? ¿Merece la pena invertir un poquito de tiempo y esfuerzo en dar forma a esta nueva criatura?

Los falsos argumentos para implantar la gestión privada en la empresa pública

Últimamente, debido a los recortes que se están produciendo en el sector público, se  avivó un debate sobre la pertinencia de exportar estrategias de gestión de la empresa privada e implantarlas en la administración pública.

El pasado día 7 de enero se publicó en el blog i-public@ un post elaborado por @orcarcortes, (y del que se hizo eco Funcionarios emprendedores) titulado Gestión pública vs. Gestión privada cuyo contenido no termino de compartir (aunque supongo que tenemos coincidencias de fondo) y al que me gustaría contestar. Os recomiendo previamente su lectura para poneros en situación.

Sigue leyendo

Impresiones sobre nuestro curso on-line

aprendizajeEn los últimos días he tenido un poco olvidado este sitio debido a una sobresaturación de trabajo por el avance en diferentes proyectos en los que estoy metido. Ahora que tras la tempestad llega un poco de calma, me gustaría dejar aquí mis primeras impresiones sobre el proyecto que mayor me dedicación ha exigido, que no es otro que la puesta en marcha del primer curso on-line elaborado, diseñado y coordinado por nosotros mismos, en nuestra propia plataforma de aprendizaje y colaboración que hemos estrenado.

Sigue leyendo

Teletrabajo en la Administración

TeletrabajoLlevo tiempo dándole vueltas al teletrabajo en la Administración. Es un tema controvertido que tiene tantos detractores como defensores. Existe quienes piensan que el trabajo en una oficina, en un despacho o en un mostrador son mucho más productivos y serios, y quienes defienden que trabajar sin la imposición de horarios, adaptando el horario de trabajo a tus necesidades (y no al revés como viene siendo habitual) es mucho más estimulante y eficiente.

El teletrabajo en los servicios públicos es un tema recurrente y que en momentos como el actual, de crisis y recesión suele salir a colación como alternativa “imaginativa” para racionalizar costes.

Sigue leyendo

Redes sociales y productividad en el trabajo

productividadSoy de los que se informan a través de las diferentes y múltiples fuentes virtuales; por eso hace unos días quise ampliar una noticia de ámbito local que escuche en el coche mientras iba a comenzar mi jornada laboral. Ya no recordaba que en el trabajo tenemos el acceso bloqueado a los periódicos de información y por lo tanto, debía resignarme a informarme al volver casa, después de la jornada laboral. Para salvar el momento de frustración me conecté en una radio on-line para escuchar un poco de música de fondo mientras continuaba con el trabajo,… pero el acceso también está bloqueado.

Sigue leyendo